Injerto

En plantaciones en secano y con una pluviometría de hasta 1000 m³ por hectárea y año, optaremos como patrón porta injertos el pie franco. Patrón de injerto obtenido a partir de la siembra de una semilla de almendra, normalmente variedad Garrigues dulce.

El porta injertos obtenido de pie franco desarrolla un sistema radicular complejo y profundo que le permite encontrar agua en épocas de sequía. Por ello soporta mucho mejor que otros patrones los largos periodos de sequía estival.

Este sistema radicular complejo también lo hace resistente a los fuertes vientos evitando que sean arrancados del terreno.

El pie franco también soporta mejor que ningún otro los problemas típicos de clorosis férrica.

La Clorosis férrica se produce cuando existe baja proporción de hierro disponible para las plantas en el suelo. El almendro sólo puede absorber el hierro en su estado de oxidación Fe²,  pero el problema en los suelos básicos o alcalinos  con Ph alto, el Fe ² se oxida rápidamente a Fe³,  no siendo ya disponible para que el almendro pueda absorberlo.

También en plantaciones en regadío con agua de riego muy salina reducen la disponibilidad del hierro y pueden provocar  clorosis férrica.  Al tener el hierro poca movilidad en la planta los síntomas de clorosis férrica aparecerán antes en las hojas jóvenes (las más altas).

La asfixia radicular o falta de oxígeno en la raíz es el principal  problema de este porta injertos, por tanto no se debe usar en terrenos encharcados o con poco drenaje de agua. Conviene labrar el terreno de forma periódica para mejorar la aireación.